Crédito de imagen:
P.J. Lynch
Abundancia
Post de Blog
August 7, 2020

Abundancia

Imagínese el titular de un periódico que comenzara con solo esta palabra y por consiguiente a girar en torno a ella. Ahora, en este instante volátil, me pregunto cómo será posible entablar un puente y acceder a lo que significa abundancia (latín unda: ola). A nivel teórico el mes leo nos conecta con lo solar, lo expansivo, lo que abunda mientras que a nivel vivencial, sabemos lo complejo que nos resulta sentirnos parte de la plenitud de la existencia.

Visualiza que por un segundo la vida te atrapa en una burbuja y te pone en la piel del cadenero de un club. Tu labor es dar acceso o negarlo. Llegan modelos y dentro de ellas una mujer desarreglada tanto en atuendo, olores y posturas, así como un joven introvertido pero con pantalones naranjas con topos morados. Ellos hacen fila para pasar a través de ti.


¿Darás la bienvenida a todos o a alguno le dirías “aquí no es lugar para ti”?


En un abrir y cerrar de ojos estás de vuelta a tu vida. Reflexionando. Diciéndote: las apariencias engañan, las cosas muchas veces no son lo que parecen. ¿cierto?

Aún sabiendo esto, vamos por el mundo y dentro de nuestras rutinas, dando por sentado normas, etiquetas, verdades… Catalogamos experiencias y personas como favorables y desfavorables, catastróficas o benéficas , correctas o incorrectas; sin siquiera abrir el corazón para escuchar que detrás de toda materia/ presentación/ fisicalidad, se encuentra una esencia por descubrir.

Lo invisible está tocando nuestra puerta. Lleva así muchos siglos. La diferencia es que ahora estás tú, con la experiencia de no saber qué hacer con ese llamado.
El llamado propio a vivir aquí y tomar decisiones
El toque de abrirte entre el dolor y la posibilidad
El aroma de soledad y fusión

La experiencia humana como un continuo soltar, refrescar y posar los pies en el firmamento.

Añadiendo a esto, ¿será muy osado decir que la muerte, la enfermedad o la ruina no necesariamente tienen que ser asumidas como el polo negativo de nuestras existencias?

Aquí hago una pausa. Pues mi intención de esta entrega es un mero ejercicio para auto-retarme. Mi escritura es una confesión de mi experiencia que en ciertos puntos toma el movimiento astrológico como otro pivote introspectivo.

Venimos de una luna llena en acuario (3 de agosto), la energía de la inter-conectividad y la tribu que se vuelve una constelación. La singularidad de leo observando de frente la puerta a la entrega universal. Y mientras transitamos este mes leonino, esta luz en la oscuridad nos deja como subtítulo: “Yo, mi corazón ardiente y de lo que soy parte”
Soy parte de esta tierra cambiante
Como una pelusa dentro de una corriente de aire.
Como la hormiga que descubre que hay cientos de ellas por el mundo construyendo sus comunidades de múltiples formas.
Como el artista que mágicamente escucha el cantar de las estrellas descubriendo que es realmente un megáfono de su música.

Mientras todo ese movimiento solar invita a montarnos una rumba vacacional, las estructuras inestables y opresoras continúan cayendo, doliendo y pulsando el malestar que no pasa. Como si hubiésemos ingerido un jarabe y por más agua que tomemos, aún queda un gusto amargo, recordatorio que estamos bajo tratamiento.

La energía pulsante nos está atrapando en una corriente que aún no acabamos de pillar del todo. ¿vuelan los días? ¿esperas a que pase algo? ¿en qué ola te sientes sumergido, revolcado y dejado a tu suerte? ¿no hay posibilidad de dar pasos seguros?

Puede ser que…

Por más que tapemos la herida de nuestro cuerpo (físico, emocional, etc.), estés experimentando o atestiguando frustración. Esa que emerge cuando nuestros sueños y planes se derrumban, se ponen en espera o se transforman en cenizas.
Por más que nos llenemos de actividades, citas y pendientes, como bien me escribía una amiga esta mañana, a veces no necesitamos más organización sino primar la digestión y el amor. Para PODER permitirse estar confundido, triste, rabioso, inquieto, feliz! En otras palabras a veces lo que necesitamos es el permiso para estar emocionados y sostenernos viviendo esa ráfaga.
Por más que lo entendamos a nivel mental lo que ocurre mundial y personalmente, no dudo que el recalibrarnos actual, nos demuestra que está tomando otro tiempo la rendición de hábitos y realidades.

Salgamos de lo cómodo
Para volver a sentirnos



El fuego de este verano es como un corto circuito. La chispa de la expresión requiere de mirar aquel deposito donde la confianza sobre tu fuente interna se acumula. Y si ese depósito está a medio tanque o en ceros, nos tomará un periodo descubrir el cómo llenarlo hasta que aquella reserva de combustible. ¡Es la actividad más apasionante en años impulsada por un marte en Aries a punto de retrogradar lo que queda de este 2020! Un laboratorio que combine corazón y actuar genuino. Hasta que aquello por descubrir haga que se vuelva más grande la presencia que el dolor a no tener espacio, al rechazo o al quedarse atrás.

Así como en un fila inmensa de migración o personas que esperan ser atendidas en la sala de un hospital, estamos en plena reconstrucción social y aquí es donde nuestros dones dormidos tienen la oportunidad de accionar ante esa fila llamada: lo reprimido, ignorado y no amado.

“No vuelvas a quedarte dormido!” diría Rumi como un rezo para no dejar que nos sintamos fuera de nuestra vida deseada y más importante, para sacudir la lejanía de un presente que sí o sí, nos toca abrazar.

IR AL BLOG