Crédito de imagen:
Lluvia y semillas
Confesión
Post de Blog
June 29, 2020

Confesión

No te voy a mentir, no hago ni el mínimo esfuerzo por levantarme temprano. Aunque sé que es tiempo.
De despertar

Hay una rama hermosa y larga, que bien podría quitarla de entre el barandal y la ventana, pero ella me permite no cerrar del todo la persiana. Me permite que el sol se cuele cuando amanece. Y yo la he nombrado “Dios, la rama verde”- muy original. Ella me llena los ojos de hojas y de diminutos hoyos que han ido devorando los insectos. Esa naturaleza expande mi imaginario durante el día, cuando decido parar.

He leído y escuchado en varias fuentes la necesidad actual de conectar con el agua (el link está abajo) así como volver al principio básico de acompañar con presencia nuestra respiración. Y me observo resistente. Observo esa dicotomía muy nuestra que me separa pues por un lado en el cielo tenemos una congregación de sabios reunidos en el templo, muchos retrógrados, energía atómica reunida y la convocatoria con un letrero en tinta roja que dice: “va de uno ponerse con la vida”.
Sencillo tributo para rencender la llama eterna, rencender más que nada ese contacto con la inspiración en cada uno, con el cambiar de hábitos porque sí, desde un click interno, desde una rendición amorosa.

Muy bien, si está la cosa así. Yo, persona en la tierra me pillo tratado de huir, perezosa al no creerme que merezco estar aquí. Me invade la desconfianza al no saber ni cómo empezar el camino hacia una autonomía y relación con la economía o las finanzas. Me he dado cuenta de que ignoro mucho y que la posición de no saber a estas alturas del partido, es de lo más inquietante. En el día con ese malestar insistente, el consejo de sabios planetas nos recalca que es un clavado profundo donde estamos tocando todos y cada uno. Agua fría, riesgo, desconocimiento y a la vez una fuerza magnética de abrirnos a otro vuelo.

Uno



Tenemos un punto medio de retrogradación de mercurio,la segunda unión entre júpiter y Plutón en capricornio, Saturno vuelve a ese mismo signo, un eclipse el domingo y un jilgero que continúa cantando para animar la marcha.


Dos


¿de qué nos sirve continuar mirando fuera si no hacemos la paz con lo que duele dentro?


Tres



No estás solo. Sea lo que te ocurra, sea lo que se mueva o desprenda en estos días, no porque lo marcan los astros, las tendencias en internet, las políticas, los estallidos sociales. Sino sea porque abras los ojos y te encuentres perdido: no estás solo en el sentimiento, en esa ola, en ese incendio que levanta tu ira, en ese llanto que encoje tu corazón. Hay que pillarle el tranquillo, hay que plantarse firme, hay que darle lugar y expresión a lo no antes dicho, hay que coger la mano de un amigo, hay que bendecir en secreto al vagabundo, hay que volver a sentir el cuerpo y darle aire, nutrición y giro.

Uno, dos, tres, no importa
Cuatro, cinco y seis, repitámonos que la sanación ante la picadura va más allá de un remedio físico. Está en conectar.

Aquí va una historia que quizá te pueda interesar. Cuando tenía catorce años, iba a un colegio católico. Nunca me molestaron las normas ni los contextos religiosos pero sí, me sentía distante e inadecuada en las relaciones y la identidad. Prefería un libro a una charla entre chicas, prefería yacer en el suelo fresco y soñar a sentirme no aceptada juzgada por mi peso, mi manera de ser, mi estilo, altura, etc. Así que un día, una consejera me llamó a su oficina pues consideraba que mi mirar era siempre muy intenso, crítico, preocupado y serio para la edad que me correspondía. Me mostró una hoja en blanco con un punto negro y me dijo: “¿qué ves ahí?”. Lo observé largo rato y dije: “un punto negro”. La consejera en una segunda oportunidad me dijo, descríbeme lo que ves. A lo que volví a tomarme mi tiempo y mi respuesta fue: lo único que hay es un círculo relleno de negro, punto!
Paciente, como si hubiese cogido a un pez dorado fuera del agua y mirándome a los ojos dijo: “¿acaso olvidas el 90% de la hoja en blanco? así va tu pensar y eso has de considerarlo, comprender si tu mente solo se enfoca en ese punto negro o en el resto de espacio que hay”.

A la fecha retomo su sencillo gesto y me pillo en ese nivel de comparación y escape. Lo que vivo, si no me parece, encuentro hasta la aguja en el pajar. ¿porqué? Ahí es una pregunta que corresponde a esta semana indagar. Estamos ante una dinámica celeste para tomar al toro por los cuernos. Un salto cuántico. Podemos rastrear nuestros patrones mentales que recurren a patrones familiares y a zonas donde nos acomodamos para seguir echándonos tierra y no abono.
Estamos ante una hoja en blanco con diversos puntos negros, trozos cortados, mutilados, violentados más no hay que olvidar que el mundo es una hoja en blanco, verde, azul, morado, rosa, gris, roja, amarilla, MULTICOLOR! Tu cuerpo es una hoja en blanco. Tu porvenir también.

Hay que incluir en nuestro actuar, breves recordatorios donde abracemos nuestra obsesión por ver los defectos, lo que falta, lo imperfecto, lo incorrecto según nuestro criterio. Hay que incluir micro prácticas para volver a conectar con el poder de cambiar la respuesta, la química interna sin necesidad más que la de un corazón que se sabe despierto, preparado para vivir. Porqué su diseño real es ese. Capaz, tenaz, audaz. Si!

Buena semana,
Me he quedado satisfecha con esta confesión
¿cuál será la tuya querida estrella?

#astrología ?

pd: nótese que hay muchos animales en este relato

IR AL BLOG