Crédito de imagen:
Marina Garmendia P.
Hoy te toca a ti
Post de Blog
April 5, 2021

Hoy te toca a ti

Portentoso

adj. Singular, extraño y que por su novedad causa admiración, terror o pasmo.

En el capítulo veinticinco de cuarto menguante me salió esta palabra sin siquiera estar segura de su significado. Y al buscarlo en el diccionario me resultó agradable que aquello que brotó de mis labios, era un concepto que quiero y anhelo traer más a mi vida. Como una manera de investigar mi realidad a través del foco en una palabra para dejar que su significado presente una telaraña de memorias o símbolos ligados a ella.

constelando la palabra

los pulmones retienen algo más allá

aire volviéndose verbo,

una practicando ser araña

Desde joven adquirí la sensación de ponerme un traje humano no hecho a mi medida. ¿alguna vez os paso esto? A mi entender, los ciclos de la vida nos traen esta experiencia de incomodidad en diferentes grados ante el cuerpo o el espacio que habitamos o ante nuestros círculos cercanos.

Vamos comprendiendo que los cambios son inherentes, nos definen y moldean ¿cierto? Pues si son parte de nuestro empujón, si son pruebas que cada uno como bien puede se adentra o intenta superar, lo que ahora me toca el corazón es ver en qué punto en mi historia me olvidé, dejé atrás o retuve mi verdadero tamaño.

Confesión no. quinientos.- Me siento empapada queridísimo lector/a. Me ha revolcado una ola llamada relación amorosa y esta ola me impulsa a ver mi acordeón emocional. ¿ante qué me encojo o crezco? Confesión no. Quinientos uno.- unida a este motor parejil, mi actual rutina y situación económica que juzgo como un hilo frágil en construcción, me orilla ante los momentos de incertidumbre máxima a preguntarme también ¿qué me hacía reír de niña? ¿qué me hacía enfadar en aquellas etapas incipientes donde aún no podía yo poner límites o conciencia? ¿conozco mis actuales límites?

Confesión no. uno.- La vida como una sopa de letras y mi cara de interrogante

A ratos me acerco un milímetro a la comprensión de lo paradójico. Y lo cierto es que me he perdido tratando de comprender todo para no fallar. La confusión intensa que viví las últimas semanas sobre dónde vivir, a quién relego la autoridad, a quién le entrego mi energía, qué prácticas hago de sabotaje y QUE DEMONIOS QUIERO; hicieron que me sienta como la capitana mareada de una veleta. Ya a estas alturas voy olisqueando que soy la capitana y que nací para navegar mundos más lo irónico es que aún no me la creo del todo. Que soy capaz.

Uno de los trabajos más importantes de mi vida tiene que ver con el autoestima, de ahí que la palabra portentoso me conecta con ese vínculo ambiguo que sostengo con mi brillo y mi anhelo de ser vista.

Quienes me conocen en persona me describen como una persona amable, cálida y generosa. Creo yo que mi diseño corporal está hecho para ser visible puesto que mi altura y desparpajo son un ejemplo de aspectos físicos que me ponen en jaque. Un millón de veces- exagerando un poco- escuché frases como “párate derecha” o “tienes cara embobada, recomponte”. Y ante todo esto yo me sentía como una avestruz. El mundo veía mi nebulosidad tanto como mi rascacielo porte.

Entrando en materia astral, para justificar toda esta sección de mi protagonismo literario: la fuerza de voluntad o la reunión en Aries. Hemos tenido a Quirón (el sanador y la herida) activo estos días así como la recién conjunción de venus (lo femenino) con el sol y mercurio en Aries.  Estos personajes transitando por esa zona nos deja a todos clara la brújula a seguir, que no es otra más que la propia. Aries es el primer signo del zodiaco, es fuego traducido en la imagen del nacimiento, el estallido de vida, el respiro innato y la voluntad creativa de existir sin más. Para mí, Aries late como tambor. Su energía es la de un maestro que nos hace marchar a nuestro ritmo.  

Aouch prepárense para levantarse de la silla

Resucitar

Y parirse

Este mes desde donde escribo estas líneas trae esas olas de conciencia que nos conectan al ombligo. Pínchatelo, recordando que a veces tendemos a tomarlo todo personal. Pínchatelo de nuevo y ríe, llora, aflórate y afínate.

Podemos verlo desde este cristal proyectando una cualidad de luz, esa que refleja tanto la herida más personal que llevamos cargando y que llora y nos conecta con una vulnerabilidad muy primitiva. Podemos también ver este tránsito por el mes solar ariano como una visita médica que al hacernos el espacio de concretar, descubrimos que llevamos una vida evitándonos. Evitando suavizarnos, evitando haciendo las paces con nuestro capricho no cumplido, evitando mirar la rabia, evitando hablar de ella con directa y penetrante expresión.

Por muchos años entendí a la energía de este signo como violenta, bruta y enérgica. ¿Y cómo no? Si la característica del primer brote incontrolable de primavera es sinónimo de la semilla que con toda su potencia se abre camino a la superficie. El instinto sinónimo a la energía interna que sabe qué hacer. ¿y cuantas veces vemos repetido el ciclo de censura o abandono? ¿cuántas veces repetimos ese mismo descuido en nosotros mismos?

Entonces, el giro de conciencia y juego propuesto es ver cómo cada quien se vincula con sus primeros pasos.

El primer paso ante un, sí, quiero aliarme contigo.

El primer instante ante el pacto con la escucha del corazón

El primer acto para cambiar de rumbo

El primer gesto de ternura hacia uno

El primer recuerdo de infancia que aún duele

Así es como va esto. Inyectarnos de esta excusa astrológica para ver qué hay aquí dentro removiéndose a velocidad exprés y así acompañarnos a poner mente acompañada esta vez por un tambor que quiere salir a bailar porque sí. El foco astrológico si bien os sirve, nos conecta con la sabiduría propia y el olfato de que nuestro pasar por esta tierra se encuentra inmerso en ciclos, figuras y danzas múltiples.

Hoy toca ser

Tambor, capitán de barco, hierba, un infinito

Hoy toca sujetar el nacimiento

Estruendo, griterío, plaza, un campo fértil

Hoy toca recordarte

Helado, sudor, naranja, besos en la espalda

Hoy te toca a ti

Y a mi, y a la vida danzar juntos.

Sat nam

IR AL BLOG