Crédito de imagen:
Elena Khazina for Vogue
Sobre el saber
Post de Blog
February 27, 2021

Sobre el saber

No sé estar

No sé estar enamorada

No sé conversar con ese miedo peludo y maloliente

No sé por donde comenzar a desestancarme

Y de pronto, una carcajada. Una pisca de confianza y tres cucharadas de fuerza vital

Mi abuelo camina a mi lado porque lo he invitado a llenarme de su energía

Le hablo a los muertos, al concreto, a los árboles sobrevivientes de las ciudades, al sol

Y poco a poco dejo que todo me acompañe

Confieso que no sé y brota una fuente-respuesta:

Sí que lo sabes

Mi computadora lleva un tiempo dándome la lata tanto como la revuelta entre creerme merecedora de la vida. Hoy con todos ustedes: El ordenador de Michelle es un loco y paradójico oráculo.  ¿Cómo llegué a pensar aquello? Puesto que lanza a cada minuto el mensaje: “memoria llena… hacer espacio”. Y como usted lector ya me va conociendo, lo tomé como una señal del universo.

La bombilla me cayó meses después, no se crea que lo capté enseguida.

Punto numero uno.

La pantalla inicial está repleta de folders poliamorosos y eso crea que mi ordenador a la larga sea un laberinto. Un desorden el cuál no me he tomado el tiempo para comprender y modificar. Cruel confesión también admitir que tolero semanas de acoso de esas ventanas con mensajes recordándome que la memoria está llegando a su límite y una lo deja pasar pues ¿porqué no, si continúa funcionando?

Siguiente Punto.

La regla de los cinco segundos. Mi madre me ha dicho que había escuchado este tip para entrar en acción. Es decir, no tomar tanto tiempo entre planeación y ejecución. Es decir, pensar en algún deber o anhelo por concretar y entonces no dejar pasar ni cinco segundos para ponerse manos a la obra.

Este sencillo y obvio ajuste hizo así como el reflexionar que mi vida podía estar ejemplificada en la frase “memoria casi llena”, que la regla de los cinco segundos viniera a darme una buena patada en el culo. Me quedé un buen tiempo mirando todo lo que no he hecho y que dejo que se acumule en el baúl de la frustración por el hecho de pensármelo demasiado.

Cliente frecuente en la sección de mil actividades en pausa

Punto tres.

Los sueños. Aha! He soñado que canto, que me tumbo en el suelo, que atiendo a clases, que visito nuevos lugares, hasta me aventuré a preguntar en el propio sueño si se me mostraba el siguiente lugar donde trabajaré. Me atreví a preguntar, a pedirme, a indagarme. Y el resultado fue asombroso: más sueños calderos que me recuerdan que la información y la materia está ante mí. Abierta a ser tomada, trabajada y comprendida.

Me descubro infinita. Últimamente descubro un cacho de mí poderoso y que antes lo consideraba negativo puesto que me apasionan las cosas infinitas, desbordantes, rizomaticas. Y en esa pasión encuentro también mi perdición. Hablo de la energía pisciana: lo ilimitado.

Es interesante que ahora, en lo que llevamos de año, la necesidad de integrar partes de mi antes rechazadas o puestas en el trastero, sean cualidades que pulsan y abren puertas a jardines secretos.

Piscis es el ir integrando que para hablar de una cosa hay que abordarla desde un todo. Y la magia se muestra sola.

La luna llena en virgo, del 27 muestra la energía del humano hecho gota. Una conciencia hecha diamante y a través de la comprensión de este de detalle y movimiento cósmico, puedo integrar y me es mostrado tanto mi escapismo como el dolor por que atravesamos al no saber cómo sostener con la palma de las manos algo tan bello como lo es nuestra energía vital, nuestra visión o nuestro infinito ser.

Llámale como quieras

Estamos ante un cambio tremendo que no es lo que pensamos. Estamos aprendiendo cortesía del nodo norte en géminis, a jugar con lo sencillo y a desplazarnos a otro nivel de conciencia, uno que integre y vuelva a lo básico.

Se nos está constantemente desmantelando todo lo que creemos saber, sostener y aparentar para internarnos a lo más honesto. Una honestidad que no humilla ni olvida el respeto y la atención tanto a las montañas como a los valles como a la caca del insecto más diminuto.

Y para ello, la vida nos empuja a conocer nuestros ciclos. Borrón y cuenta nueva

La oferta que pienso es un borrón sabio y autónomo

Un borrón que nos dice: date cuenta que tu llevas la batuta. Siempre la has llevado y no hay más que cantidades inmensas de amor a tomar, beber y brindar.

Un borrón simple, directo sencillo.

Un borrón que nos deja desnudos, expuestos y también en contacto.

No hay más

Conocemos el camino de la destrucción, si. ¿conocemos el del amor?

IR AL BLOG